BIENESTAR ANIMAL.

Una mejor vida mientras encuentra un hogar.

MÁS OPORTUNIDADES.

Liberar cheniles en el Centro de Protección Animal.

SER SOLIDARIO.

Otra manera de vivir el voluntariado animalista.

MUCHO MÁS QUE UNA SIMPLE CASA.

¿Qué es ser una casa acogida?

Todos los Centros de Protección Animal, por desgracia, contamos con espacios y recursos limitados en comparación al volumen de abandonos que se sufren día a día en nuestro país, por ello, las casas de acogida tienen una gran relevancia dentro del voluntariado de la asociación.

¿En qué consiste ser una casa acogida?

La casa de acogida colabora con la asociación y ofrece su hogar y sus cuidados de forma temporal a uno o varios animales, mientras estos siguen buscando un hogar definitivo mediante las difusiones que hace Hoope. La asociación corre con todos los gastos veterinarios y alimenticios del animal, salvo que la casa de acogida también se quiera implicar y colaborar de esta manera.

Las casas de acogida son especialmente relevantes en casos especiales, como en camadas de cachorros de gatos y perros que necesitan un cuidado concreto y más constante, así como por la importancia que tiene la socialización a estas tiernas edades. Sucede lo mismo con animales enfermos o senior, que requieren una atención más pormenorizada y delicada.

Ventajas de ser una casa acogida.

Es una experiencia inolvidable y una manera muy reconfortante de colaborar con la protección animal, ya que podrás ayudar a varios animales a lo largo de tu vida viendo su transición desde el paso por la protectora a un hogar donde encuentre amor hasta llegar al final feliz que todos buscan, ser adoptados.

Ser casa de acogida también es una manera de comprender el significado de tener un compañero animal, una toma de contacto para entender las responsabilidades que conlleva hacer de estos animales un miembro más de la familia, así como para vivir todo lo que nos aportan y regalan con su forma de ser y querer. Este aprendizaje muchas veces desemboca en que encuentras un compañero fiel al que terminas adoptando tu mismo.

Ventajas para el animal.

Aunque la asociación ponga toda su energía positiva y esfuerzo en dar la mejor vida posible a un animal en un Centro de Protección Animal, lo cierto es que el único entorno donde debería estar es en un hogar con su familia. Al fin y al cabo una protectora es una prisión donde pasan casi todo el día encerrados salvo los instantes que disfrutan de la compañía y cuidados de nuestros voluntarios.

Por otro lado, el calor de un hogar y el cariño de una familia son claves para una buena socialización de un animal, así como para perder la mala asociación respecto al ser humano que haya podido sufrir en su pasado: maltrato, falta de amor, abandono… De esta manera lograremos que este intervalo de tiempo sea una transición para recuperar el vínculo con las personas, el cual nunca debería haber dañado o perdido.

Ventajas para la asociación.

Las casas de acogida son un parte esencial de nuestra Asociación al contar con recursos muy limitados y, sobre todo, la mejor manera de luchar por el sacrificio cero en protectoras y perreras, es una manera de descongestionar los centros colaborando de manera activa para una mejor gestión y vida para los animales de los que somos responsables.

Además, tal y como hacen muchas casas de acogida, si te haces cargo de ciertos gastos, como el pienso, es otra manera de contribuir económicamente con la asociación.

Y, sobre todo, el hecho de dar una mejor vida a nuestros animales mientras encuentran un hogar definitivo, que os lo agradecemos y os lo agradecerán toda la vida.

“Ser casa de acogida es mucho más que acoger, es darle la oportunidad de ser feliz tras una abandono hasta que llega a su final feliz con una familia.”

JUNTA DIRECTIVA HOOPE

Contactar

Ahora mismo no te podemos atender, pero te intentaremos contestar a la mayor brevedad posible.

Not readable? Change text. captcha txt
0

Start typing and press Enter to search